q Vapeadores y adictos al tabaco pueden producir contagios innecesarios | Donlengua

Vapeadores y adictos al tabaco pueden producir contagios innecesarios

Si alguna vez hubo un momento para dejar de vapear, es ahora. El uso de cigarrillos electrónicos, que implica inhalar una mezcla de sabores, nicotina y productos químicos y luego arrojarlos a una fina niebla, nunca fue seguro, pero especialmente durante la pandemia del nuevo coronavirus.

COVID-19 se alimenta de los pulmones. Una vez que la infección llega a la nariz o la garganta, comienza a avanzar lentamente hacia el tracto respiratorio, provocando inflamación en el camino. Para superar la infección rápidamente, los pulmones deben estar en excelente forma.

Y si bien la investigación sobre los efectos a largo plazo en la salud del vapeo aún es limitada, dado lo que sabemos sobre fumar, COVID-19 y otras infecciones respiratorias, los expertos en salud dicen con confianza que vapear no solo aumentará su riesgo de desarrollar complicaciones por el coronavirus, sino que aumentará las posibilidades de contagio también.

Los expertos en salud dicen que vapear puede aumentar el riesgo de desarrollar complicaciones por COVID-19 y propagar el virus a otros

Los expertos en salud pública dicen que los comportamientos asociados con estos productos pueden provocar la propagación del virus. El humo y el vapor flotantes pueden contener partículas de virus. Los masticadores de tabaco tienden a escupir en la calle. Las personas a menudo comparten cigarrillos electrónicos y cigarrillos. Y al usar los productos, los consumidores se tocan la cara con frecuencia, lo que aumenta sus posibilidades de infectarse y luego transmitir el virus.

Sin embargo, para Francisco Toscano, médico cardiólogo (MN 95.358), miembro de la Fundación Cardiólogica Argentina los aerosoles que se liberan en una nube de vapor son tan minúsculos que no pueden colgarse en el aire. “Ni la nube de vapor ni el humo de cigarrillos tradicionales transmiten el virus, por lo menos no hay evidencias científicas que lo comprueben”, dijo.

El acto de vapear por sí mismo presenta un riesgo importante en términos de contraer el virus. Las personas se ponen algo en las manos y los dedos y luego se lo llevan repetidamente a la boca, que es exactamente lo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la OMS nos han instado a evitar.

“A menos que te laves las manos antes y después de tocar ese dispositivo y lo limpies con frecuencia, ese es exactamente el tipo de cosa que puede implantar el virus en tu boca y provocar una infección”, advierte Jackler.

Las personas con problemas de salud subyacentes, como problemas cardíacos o pulmonares, pueden tener un mayor riesgo de complicaciones graves de Covid-19”, dijo Michael Felberbaum, portavoz de la FDA, en un correo electrónico en respuesta a preguntas de Bloomberg. “Esto incluye a las personas que fuman y/o vapean tabaco o productos que contienen nicotina”.

Algunos expertos en salud han especulado que el vapeo está causando que los pacientes más jóvenes en EE.UU. sean hospitalizados con Covid-19 a una tasa más alta de lo previsto. Felberbaum declinó comentar si la FDA estaba investigando una posible conexión.

Aunque se cree que a las personas más jóvenes les resulta más fácil recuperarse de COVID-19, aún pueden enfermarse gravemente, especialmente si sus pulmones ya están dañados por el vapeo. E incluso si algunos vapeadores más jóvenes tienen síntomas más leves, pueden ser los llamados esparcidores silenciosos que están acelerando la propagación de COVID-19 a un ritmo alarmante.

Vapeadores y adictos al tabaco pueden producir contagios innecesarios


Fuente: Donlengua.com
COMPÁRTELO Y COMENTA


No hay comentarios:

Publicar un comentario