Cobraron 1000 BsS por cremar a un bebé fallecido y lo echaron en una fosa común con 18 cadáveres más

La madre del bebé afirmó que ella dio a luz a su primer hijo en la Maternidad Concepción Palacios en Caracas el día 5 de octubre y se trataba de un niño de siete meses de gestación.

Al pasar las horas, el bebé murió por causas de gestación “mi esposo y yo contratamos los servicios de una funeraria, conocida como La Memorable en Caracas”, apuntó.

Patricia Reigosa, acompañada de su pareja, quien reside en La Urbina, en Petare del estado Miranda, se acercó en horas de la mañana del jueves a los predios de la morgue de Caña de Azúcar, señalando, en relación al hallazgo de los 18 cadáveres ubicados en una fosa en el Cementerio La Primavera, que “los funerarios nos fregaron la vida con eso de la cremación y ahora desconfiamos de ellos. Ya no sabemos en quién confiar en un mundo tan convulsionado y atrapado en medio de una crisis económica, política y social”.

Por la cremación que se realizaría en Cojedes, “nos cobraron mil bolívares soberanos, y en un lapso entre siete y ocho días, me entregarían las cenizas de mi bebé, mientras yo me recuperaba de la cesárea”.

Comentó que el sábado en la tarde, recibió una llamada telefónica de los funcionarios del CICPC, donde le dijeron que tenía que presentarse a su despacho en Maracay a identificar el cadáver del bebecito.

“Esa noticia fue para mí un drama y desgraciadamente caí en un estado de shock. Fue algo repugnante y esos delincuentes se burlaron de nuestra fe depositada en ellos”, comentó.

En una crisis de nervios la mujer le comentó a los uniformados “por qué estaba el cuerpo de la criatura en esa morgue cuando yo pagué por una cremación en San Carlos”.

Lo único que me respondieron fue lo siguiente: “Señora, no es el caso suyo nada más, sino que hay otros cadáveres. Se trata de 18 cuerpos de personas adultas y su hijo, estamos hablando de 19 cadáveres.

Concluyó señalando que esa noticia fue horrible y esos seres inhumanos se burlaron de todos nosotros y el tribunal tiene que ser implacable.

Del caso se conoció que funcionarios del CICPC están investigando varias funerarias de Caracas y Aragua, debido a que al parecer ofrecían servicios de cremación en Cojedes, los enterraban en el cementerio de Maracay y entregaban cenizas de tronco de árboles.

Cobraron 1000 BsS por cremar a un bebé fallecido y lo echaron en una fosa común con 18 cadáveres más

Fuente: laverdad.com
COMPÁRTELO