Hacen falta 18 sueldos mínimos para hacer 50 hallacas pequeñas

“Las navidades más duras” tocará vivir este año a los venezolanos, a decir de algunos economistas y especialistas que analizan el proceso hiperinflacionario que atraviesa Venezuela. Con seguridad no hay poder adquisitivo para la mayoría de la población, que permita la compra de estrenos, los tradicionales regalos y preparar las acostumbradas hallacas, así reseña Descifrado.

El costo al día de hoy en el mercado, de una hallaca lista para comer puede superar los 400 bolívares soberanos. Igualmente escandaloso resulta pensar en la compra de los ingredientes para preparar en familia, el gustoso plato navideño.

En una revisión preliminar de los precios de los ingredientes a la fecha, Descifrado encontró que en Caracas el paquete de hojas de plátano para hacer 50 hallacas se consigue entre 250 y 300 bolívares soberanos. Igualmente, un rollo del hilo para el amarrado del pastel sale entre Bs.S 60 y Bs.S 70.

Cuando se consigue, el kilo de carne oscila entre Bs.S 750 y Bs.S 1.100, la carne de cerdo supera los Bs.S 1.500 y el kilo de pollo puede variar entre Bs. 500 y Bs. 1.000, dependiendo si es entero o por piezas.

Si se trata de los aliños y adornos del pastel navideño venezolano, la cosa no está menos dura. En algunas cadenas de supermercados en Caracas , el kilo de pimentón varía entre Bs.S 730 y Bs. 960, el de cebolla entre Bs.S 350 y Bs.S 675, el cebollín en Bs.S 125 el kilo, el de ajoporro en Bs.S 1.100 y el de tomate entre Bs.S 545 y Bs.S 920. El kilo de ajo también se acerca a los Bs.S 1.000 (Bs.S 995).

Aunque no es común ver su venta pesada por kilo todavía en los establecimientos en Caracas, las aceitunas ya en el estado Zulia, tienen un costo en mercados populares de 1.850 bolívares, lo que equivale a un poco más de un mes de salario mínimo, según reseñó Diario Panorama.

Las alcaparras tienen un precio de BsS 2.500 por kilogramo, mientras que el kilo de pasas y de ciruelas un costo de 3.000 bolívares. El pabilo, indispensable para amarrar las hojas, se ve desde 100 bolívares en Zulia. “Las ventas no se han movido mucho, no se comparan ni siquiera al año pasado”, apuntó una comerciante.

Algunos compradores y clientes han afirmado que han tenido que comprar los alimentos para las cenas navideñas con varios meses de anticipación para evitar la hiperinflación.

“Desde ajo hasta alcaparras, aceitunas, encurtidos, mostaza, mayonesa, tuve que comprarlo todo con anticipación porque de otro modo no lo hubiese logrado”, dijo Melvin Sotolungo.

Con el salario destruido

Esta Navidad será para la mayoría de los venezolanos, y como nunca antes, sinónimo de austeridad, pues llegará arropada por un espiral hiperinflacionario, con un índice de precios que cerrará 2018 en 4.500.000 %, y salarios pulverizados, lo que llevará a evitar el “lujo” de las fiestas y los regalos.

“Es la primera Navidad después de la destrucción del salario”, comentó a EFE el director de la firma Ecoanalítica, Alejandro Grisanti, que divide la posibilidad de disfrute de estas festividades entre las familias que reciben remesas y las que no.

Una familia que no recibe remesas de algún pariente que se encuentre fuera del país tiene “capacidad de ahorro cero” y solo pudiera tomar la precaución de “adelantar su consumo lo más que pueda”, y comprar bienes “durables” que le permitan “sobrevivir lo que puede ser el primer trimestre del año que viene”.

Hacen falta 18 sueldos mínimos para hacer 50 hallacas pequeñas

Fuente: Lapatilla.com 
COMPÁRTELO