Negocio : Venezolanos se hacen ricos prostituyéndose con viejas en Miami

En un recorrido por la ciudad de Miami conocimos a un grupo de venezolanos que han huido del régimen y abandonado sus carreras como profesionales en diversas áreas en Venezuela, y se han conseguido con una minita de oro en Miami, Florida.

Estos individuos nos cuentan que al llegar como emigrantes y atravesar los mil problemas para poder entrar a los Estados Unidos, les costó mucho trabajo conseguir un empleo con el que mantenerse. Algunos, pasaron de tener buenas quintas en Prados del Este, para vivir dentro de un vehículo en las calles del imperio, debido a la falta de una fuente de entrada de dinero.

Sin embargo, los venezolanos siempre somos creativos  y le buscamos la vuelta al asunto. Ellos cuentan que hay un mercado enorme y que genera muchas ganancias en un trabajo que muchos pensarán que es degradante, pero que en realidad deja en un mes lo que cualquiera gana en un año de arduo trabajo limpiando baños o fregando.

Luego de pasar por varios bares y cafetines se han encontrado con mujeres viejas y solas que buscan alquilar una pareja, ya sea para que las acompañen, como también para otros actos más impuros. Las ganancias pueden rondar los 20 dólares por hora en el peor de los casos, y con derecho a comida y paseos. Estas señoras, algunas de ellas viudas o divorciadas, mantienen a estos "guapos" venezolanos a su lado para compensar su parte emocional ya que han vivido solas durante años y ahora sienten una compañía, aunque sea pagando.

Algunas de estas les piden trabajos sexuales, pero no son todos los que acceden ya que "dicen" que quieren mantener sus principios y su educación intacta.

Así que ya sabes, si ves en los Estados Unidos a un venezolano que de un día para el otro aparenta vivir como millonario, es seguramente uno que se ha conseguido por suerte a una de estas viejas, que no son ricas, pero que pagan muy bien por un rato de compañía o de placer!

Negocio : Venezolanos se hacen rico prostituyéndose con viejas en Miami

Fuente: Donlengua.com
COMPÁRTELO



COMPARTE LO ÚLTIMO DE DONLENGUA EN TUS REDES SOCIALES