q Diplomático español renunció tras descubrir que Venezuela es la caja fuerte del PSOE | Donlengua

Diplomático español renunció tras descubrir que Venezuela es la caja fuerte del PSOE

El diplomático Fernando Villalonga, que renunció la semana pasada al puesto de cónsul en Rabat para el que acababa de ser nombrado, participó el pasado octubre en un programa de televisión por Internet en el que afirmó que “la caja B del PSOE siempre ha estado en Venezuela” y tildó al Partido Demócrata de EEUU de “amenaza para la democracia” en ese país.
Diplomático español renunció tras acusar a Venezuela de ser la caja fuerte del PSOE
Fuentes del entorno de Villalonga consultadas por Europa Press han asegurado que el diplomático recibió una llamada de la subsecretaria de Exteriores, Celsa Nuño, para que renunciase a su puesto. Sin embargo, el Departamento, que confirmó el sábado la renuncia, se limita a decir que presentó su renuncia “por motivos personales”.

El programa donde el diplomático hizo esas declaraciones se llama ‘El Periscopio’ y se emitió el 9 de octubre en el canal por Internet ‘Estado de alarma’, que se presenta como “el canal que más miedo da a la izquierda” y en el que colaboran cargos de Vox.

Villalonga fue nombrado cónsul en Rabat en una resolución fechada pocos días después, el 14 de octubre, y publicada en el BOE el día 17, pero no ha llegado a tomar posesión de su cargo.

Tras conocer la renuncia, adelantada por ‘The Diplomat in Spain’, el programa se hizo eco de ella en su emisión de este sábado. Su presentador, Jorge Mestre, que es profesor universitario de Relaciones Internacionales, afirmó que el diplomático no había renunciado si no que fue destituido por el “Gobierno Picapiedra” por “haber concedido una entrevista y expresar libremente su opinión” sobre las elecciones en EEUU “con rigor y fundamento”.

Fernando Villalonga es un diplomático de larga trayectoria que fue secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica en el primer Gobierno de José María Aznar y ha ocupado otros cargos políticos con el PP en la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana.

En 2017 fue nombrado embajador en Brasil pero fue cesado en 2018, con la llegada al Gobierno de Pedro Sánchez –el entonces ministro de Exteriores, Josep Borrell, quiso dar una buena salida a todos los altos cargos que cesaban y Brasil fue el destino del secretario de Estado para Iberoamérica, Fernando García Casas–.

Con frecuencia, los diplomáticos que han ocupado cargos políticos de relevancia con un partido político son destinados a Consulados cuando cambia el signo del Gobierno, porque son puestos cuyas principales atribuciones no son políticas, sino de atención a los ciudadanos.

Villalonga ya había intervenido en junio en ese programa de televisión y en él tildó de “anomalía” en el contexto occidental al Gobierno de España, por tener dentro a “un partido comunista” y afirmó que eso “minimiza” mucho la capacidad de influencia exterior de España. En el programa del 9 de octubre abundaba en esa idea y decía que, si volvía a ganar Trump, España quedaría “marginada” como Estado.

Su tesis es que “España ha abandonado la política exterior, que se reduce a Cuba, a Venezuela” y no tiene peso internacoinal porque pierde “entergías internamente” con la gestión de la coalición de gobierno y porque se ha “lanzado a proteger regímenes como Venezuela y Nicaragua” y a hacer políticas contra Estados Unidos.

Borrell, “un esbirro de Sánchez”
Es más, cree que esa política española está impregnando, como siempre sucede, la política iberoamericana de la UE, y que el alto representante, Josep Borrell, está “actuando como lo que es, un esbirro de Sánchez”.

Para Villalonga, en eso influye que “la caja B del PSOE siempre ha estado en Venezuela”, con Felipe González, con José Luis Rodríguez Zapatero y ahora “con José Luis Ábalos y con la vicepresidenta venezolana, siempre ha sido la financiación de la caja B del PSOE”.

A su modo de ver, a eso se suma que Podemos, “que es el que da contenido ideológico al Gobierno”, tiene una agenda “bien planificada” y todo ello ha hecho que el PSOE “se aparte de la tradición más americanista” y de Felipe González y que se haya “lanzado a esta locura de ruptura de las democracias liberales en Iberoamérica”.

“Esto es una desgracia nacional, nos va a llevar a perder mucho peso en Latinoamérica, a no tener interlocución con Estados Unidos, que no nos toman en serio, nos toman como enemigo”, afirmó en el programa, argumentando que ese antiamericanismo se remonta al momento en el que Zapatero no se levantó ante la bandera americana.

Quieren “romper el Estado nación”
El diplomático también opinó que, si bien Biden “es un buen tipo”, el Partido Demócrata ha sido “fagocitado” por movimientos “revolucionarios” como es, en su opinión, ‘Black Lives Matter’, al que no considera un movimiento de derechos civiles sino uno que pone en cuestión los principios básicos de la democracia americana.

“Cuestiona la legitimidad del propio sistema con unos pecadillos que tuvieron al principio”, dijo Villalonga. Según explicó, igual que en España se cuestiona la Transición vinculándola con el dictador Francisco Franco, allí se cuestiona diciendo que los ‘padres fundadores’ fueron esclavistas.

Su tesis es que el movimiento ‘Black Lives Matter’ y su “‘kale borroka’” quieren “poner de rodillas a la minoría blanca” y crear un régimen autoritario, “como la democracia orgánica del franquismo”, que no se base en el principio “un hombre, un voto” sino en la negociación de cuotas de poder con las distintas minorías –blanca, negra, mujeres homosexuales…–.

También lo ha vinculado con “la izquierda y el globalismo internacional”. Las grandes empresas y empresarios como Bill Gates o George Soros, dijo, quieren “romper el Estado nación” y apostar por un mundo global en el que el único poder son ellos. De hecho, cree que la UE “está controlada en gran parte por movimientos globalistas”.

Por todo ello, Villalonga decía que en las elecciones del 3 de noviembre estaba en juego la propia democracia occidental porque el Partido Demócrata se ha convertido en “un horror” y “una amenaza a la democracia de Estados Unidos”.

En este contexto, opinaba que Trump –aunque dejaba claro que no compartía su “verborrea” ni su excesivo proteccionismo– era el candidato que defendía estos valores de la democracia estadounidense.

También, a su juicio, “puso el dedo en la llaga del futuro” y es que, a juicio del diplomático, “la OTAN va a desaparecer” porque, una vez desaparecida la URSS, “no tiene sentido” mantenerla “para defender a unos países de Rusia” cuando la amenaza, en realidad, “viene de China”.


Fuente: Maduradas.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario