Buena Excusa : Mantenía a su esposa encadenada por miedo a perderla

Amarrada con una cadena de manos y pies en un tubo. La pobre mujer de 22 años fue encontrada con signos vitales disminuidos después de que el “monstruo” de Quebrada Honda de Guache la mantuviera en cautiverio en su casa, maltratándola verbal y físicamente. Juan José Silva Ochoa (51) es el nombre del agresor. Este tenía aproximadamente un año de relación con una jovencita de 22 años, a quien supuestamente enamoró y sacó de otro caserío del municipio Andrés Eloy Blanco.

Los familiares de la dama le habían perdido el rastro. Más nunca volvió al caserío. Según el poco contacto que tuvieron ellos con la joven, esta les había dicho que Juan era celoso y un poco posesivo, pues ella era más joven que él y este “temía” perderla.

Sin embargo los vecinos de Juan, en el sector Bucarita de Quebrada Honda de Guache, describían a la mujer como tranquila y que poco salía de la casa. De Juan dicen que era muy callado y que estuvo solo mucho tiempo, hasta que se trajo a la muchacha a vivir con él.

Hace dos meses los vecinos de Bucarita dejaron de ver a la jovencita. Cuando le preguntaban a Juan, este contestaba – ella se fue para su pueblo- y con eso cortaba toda la conversación.

A los vecinos les parecía extraño, pues igual Juan salía a trabajar como si nada en el campo, como agricultor y no se veía “despechado” por el abandono de la jovencita.

Hace unas dos semanas, estos mismos vecinos decían oír sonidos de cadenas contra otro material, así como un llanto desesperado, pero parecía lejano.

En medio de la curiosidad los vecinos oían que Juan hablaba solo en la casa. Hace pocos días llegaron los familiares de la jovencita al pueblo y juntos, vecinos y familia, comenzaron a rondar la casa de Juan, buscando pistas sobre la dama.

Según, una vecina se pudo asomar a una pequeña ventana y ahí esta­ba la mujer, amarrada.

De una vez emprendieron camino hasta Sanare para colocar la denuncia. Son 6 horas de camino desde Quebrada Honda de Guache, hasta Sanare, pero los funcionarios de Polilara, tras recibir la denuncia fueron velozmente.

Juan al parecer estaba advertido de que lo habían ido a denunciar y cuando llegaron los policías ya iba con una maleta por la plaza para huir, pero fue detenido.

La joven dama fue recluida en el ambulatorio, deshidratada pues no había comido ni tomado agua en varios días.

Buena Excusa : Mantenía a su esposa encadenada por miedo a perderla

Fuente: Lapatilla.com 
COMPÁRTELO