Desayunar en Venezuela cuesta más que lo que se gana en un día de trabajo

La crisis del país afecta de gran manera los bolsillos de los venezolanos a tal punto que desayunar en la calle resulta un lujo. Durante un recorrido que hizo WebNotitarde por la Gran Valencia, se pudo observar cómo los puestos de comida rápida están prácticamente vacíos de personas debido a la crisis.

De hecho, comprar un desayuno cuesta más que un día de trabajo y, como resultado, esto resta dinero a los ciudadanos para comprar en la calle la comida más importante del día. Quien desayuna afuera debe ganar más del sueldo mínimo, es decir, más de mil 800 soberanos, porque el gasto diario resulta grande. En la avenida Cedeño, el precio de las empanadas esta en 50 soberanos y una malta cuesta 200.

Si nos trasladamos a Flor Amarillo, una de éstas, rellenas de carnes, pollo o queso, llega a costar 100 bolívares. En la avenida Bolívar, cerca de la Cámara de comercio, puede llegar a costar 80 bolívares, al igual que un cachito de jamón. Seguidamente, en la Branger, el café grande esta en 80, al mismo precio que el cachito, y el café pequeño, en 60.

Otra zona visitada fue la avenida Lara, donde un tequeño cuesta 100 soberanos, un refresco 90 soberanos y un jugo de pote, 110. Asimismo, en otro local de la avenida Lara, el tequeño grande cuesta 70 soberanos y el pequeño, 35. Por otro lado, la papa rellena se consigue en 70 bolívares soberanos, y un refresco de botella en 90.

Hay modalidades poco conocidas como el pan de queso, que ya supera los 50 bolívares y los sándwiches rellenos con queso y jamón –tipo granjero o francés- ya supera la barrera de los 60 soberanos.

En conclusión, ya resulta todo un lujo desayunar a diario en la capital carabobeña. Saque Ud. Sus cuentas…

Desayunar en Venezuela cuesta más que lo que se gana en un día de trabajo

Fuente: notitarde.com
COMPÁRTELO