Mi encuentro cercano del tercer tipo con Funcionarios acosadores del Régimen

Pasaban de las 4 de la madrugada, me levanto de mi cama para beber un vaso de agua, y al dirigirme a la cocina, escucho un extraño ruido en la puerta principal de mi casa. Evidentemente, lo primero que pienso es que son ladrones y me debo preparar para recibirlos.

Enciendo una cámara de vigilancia que tengo apuntando hacia la puerta y lo que veo es a 4 funcionarios uniformados del régimen, bloqueando mi estacionamiento y la entrada con dos camionetas sin placas.

Aviso por teléfono a mi familia y a mis vecinos para despedirme, ya que sé que me van a llevar por haber publicado un artículo muy fuerte con una denuncia de un seguidor de Twitter. Recojo mis documentos y los pongo en una cartuchera escolar, para así tener todo los papeles a la mano y ahorrarme tiempo en el proceso que llevaría mi detención.

A las 5 de la madrugada, seguían allí, pero no tocaban a la puerta ni entraban. Solo pretendían amedrentar de alguna manera mientras que los vecinos vigilaban con media ventana abierta para no dar mucho en las vistas. Luego a las 7 de la mañana me cansé de esperar a que entraran a atraparme, y decidí abrir yo mismo la puerta y hablar con ellos para preguntar lo que ocurría.

(Yo) - Buenos Días Jefe! le dije al que tenía le uniforme diferente a los otros tres.
(Yo) - Cómo está? me imagino que vinieron a llevarme por lo de la publicación. Les ahorré el trabajo, aquí llevo mis documentos, solo díganme para dónde me llevan, así le aviso a mi familia para que me visiten.
   (PTJ) - Buenos días. No se preocupe jefe, solo estamos aquí unas cuantas horas. Le pedimos que se dedique a la farándula y así se ahorra estos problemas. No sé si me entiende.
(Yo) - Sé de qué están hablando. Por eso estoy listo para pagar mi pena, me llevan al Helicoide y me meten en algún calabozo. No esperaba otra cosa de este régimen.
   (PTJ) - (Mientras se ríen los 4) No vale tranquilo que nadie te va a llevar, esta es solo una advertencia.
(Yo) - Bueno entonces qué hacen aquí, qué quieren de mí? Dinero? El carro? Llévense lo que quieran y se pueden ir entonces, ya entendí su mensaje.
   (PTJ) - Sabemos bien que no tiene nada que darnos, pero hacemos nuestro trabajo, sabe como es esto jefe...
(Yo) - Es decir no me harán nada? Bueno, entonces quédense ahí afuera como les ordenaron, amedrentando, no se preocupen que no les guardo ningún rencor. Sé que ustedes tienen familia e hijos y que solo les pagan para esto, y no quieren hacerle daño a nadie.
   (PTJ) - Ni me hable de eso... mi mujer acabó de parir ayer en la noche y apenas estuve con el carajito media hora. En la sede nos tienen negreados, nos ponen a trabajar cuando a ellos les da la gana y la verdad que estamos hartos... pero tenemos que alimentar a nuestra familia, no me tome a mal.
(Yo) - caramba! son los primeros funcionarios bien educados que he visto en mi vida, ni siquier parecen chaburros.
   (PTJ) - (Risas) - Nos reímos, porque a este jefe lo apodamos " El chaburro mayor" y él se arrecha...
(Yo) - Ah qué bueno. Pero pasen, entren a la casa y se toman algo y no lo tomen como soborno de nada es que son las 7 AM, deben tener hambre.
   (PTJ) - Si va......

Tras media hora de conversación amena dentro de casa, y mientras los vehículos bloqueaban mi entrada.... El jefe de los tres me dice : 
   (PTJ) - Bueno, nos vamos, no lo molestamos más. De todas formas si pasan otros, dígales que nosotros ya estuvimos aquí y ya le pasamos el mensaje de que no debe publicar cosas contrarias. Gracias por los cachitos y el café que nos dio... esperemos no haberlo cagado del miedo.
(Yo) - Hahaha... Bueno no se preocupen que yo ya estoy acostumbrado. Por cierto, me dijiste que tuviste un carajito ayer, agarra este bulto de pañales y te lo llevas, ya que lo tengo aquí guardado de hace un año que eran para un sobrino, pero ya no los usa...
   (PTJ) - Gracias jefe! Ojalá y toda la gente fuese así de atenta como usted... Siempre que nos ven nos lanzan cosas, nos amenazan y con la miseria que nosotros ganamos como policía no podemos hacer más nada que pedir pal fresco....
(Yo) - Si vale, sé que las cosas están feas para todos nosotros. Pero confío en que algún día todo mejore.
   (PTJ) - Si, esto no va a durar mucho porque hasta nosotros estamos mamando. Antes cobrábamos al día y nos daban cajas con comida, ahora no nos dan nada. Mira nuestros zapatos, rotos, y  nos dijeron que al que no le guste andar así que se vaya a matraquear por ahí y con el dinero se compre unos nuevos...
(Yo) - Si yo pudiera ayudar de alguna forma...
   (PTJ) - Si vale, puede ayudarnos. No siga publicando cosas del gobierno y así no tenemos que andar de medio en medio perdiendo nuestro tiempo metiéndole miedo a unos y otros, ya estamos hartos de esto... De cualquier modo ellos se deshacen luego de nosotros, amanecemos por ahí con las moscas en la boca y culpan al hampa.... sabes como es! Cuídate y suerte.

Entre estas y otras conversaciones más privadas que no vienen al caso. Así fue mi encuentro cercano del tercer tipo con funcionarios del régimen. Las amenazas no faltaron al principio, pero al final ellos eran como yo, parte de un pueblo lleno de hambre y necesidades. Gente de carne y hueso, con piel blanca o de color, pero que luchan para ganarse algo de dinero y alimentar a su familia. Sé que tienen sus defectos y son bastantes. Uno de ellos era el "drogado" del grupo, y los otros se burlaban de él llamándolo "El marihuanero". Los otros eran simples, como vendedores de periódicos del Nuevo Circo pero con sus placas doradas y sus armas en la cintura.

La advertencia ni me va ni me viene. Simplemente hacían lo que les mandaron. Dar una vuelta por todos los que comuniquen la verdad, para que "le bajen dos" y así mantener a la estafa de complicidad de este régimen-oposición, que hoy nos tiene estúpidos, mientras que todos ellos sin excepción se van robando el dinero.

Mi casa quedó desbloqueada y mis vecinos llegaron al rato a preguntar qué había pasado... les dije "No pasó nada, solo me vinieron a visitar unos señores muy amigables, y me tomé un café con ellos mientras escuchaba que también tienen sus graves problemas sin solución. No hay nada que temer cuando vas con la verdad y la sinceridad humana al frente"

P.D. Llegué a un acuerdo para escribir esta parte de lo ocurrido. Además me pidieron anonimato.
P.D. Ni todos los uniformados son mala gente. A veces se pasan, pero estoy seguro de que la mayoría son seres humanos con sus problemas, como todos nosotros, y también están ansiosos por salir de esta desgracia llamada chavismo, eso se los aseguro! 
Mi encuentro cercano del tercer tipo con Funcionarios acosadores del Régimen


Fuente: Donlengua.com