q Rufo Chacón inicia su carrera de Licenciatura en Música en la UNET | Don Lengua | La información veraz sin censura

Rufo Chacón inicia su carrera de Licenciatura en Música en la UNET

Rufo Chacón, joven tachirense que perdió sus ojos en una protesta, ingresó como estudiante de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET).

A través de la red social Twitter, informaron que Chacón fue recibido en la casa de estudios por el profesor Raúl Casanova.

Entre otras cosas también se pudo conocer que el joven tachirense cursará estudios en la carrera de Música, para hacer una licenciatura.

Rufo Chacón inicia su carrera de Licenciatura en Música en la UNET

Gracias a una “montaña” de solidaridad hoy es ejemplo de esperanza. No se va de Venezuela y hará una canción con su historia. “¡No me rindo!”, exclama.
Recibió disparos en una protesta en julio pasado. Disparos que llegaron directo a sus ojos. Impactó la imagen del joven Rufo Chacón, uno de los tantos que participaban en las manifestaciones de calle, con sus manos tapándose los ojos llenos de sangre.

“Fue muy fuerte –declaró en aquella oportunidad- perder la vista de una manera tan drástica. La sensación de no poder ver, cuando me toqué la cara y se me cayeron las partes de los ojos en la mano fue una sensación fea, pero mientras tenga vida, hay que seguir adelante”.

No era un decir. Rufo estuvo siempre lleno de optimismo y hablaba con la humildad que lo caracteriza. Todo lo veía como una prueba, una prueba que superaría. Y tiene a quien salir.

“¡No me rindo!”
Su madre, dueña de ese recio espíritu combativo de los hombres y mujeres de las montañas andinas venezolanas, se propuso sostener a su hijo anímicamente pero también emprender la búsqueda de ayuda para atenderlo con profesionales bien capacitados. Inmediatamente suscitó la solidaridad y se inició una campaña en las redes sociales. Fueron apareciendo empresas y particulares que dieron el frente a los gastos de Rufo y su madre para ir a España y ponerlo en manos de cirujanos oftalmólogos con la esperanza de recuperar su visión. 

Cuando salía hacia España, el joven decía sentirse triste pues llegaría a un país que no conocía y no podría verlo. Pero enfatizó: “¡No me rindo!”.

Allá consiguieron lo que bien podríamos llamar un “milagro” de la medicina: unos dispositivos especiales que le han vuelto al joven el alma al cuerpo. No sólo recuperó su visión aunque perdió los globos oculares, sino que también la alegría.

Fuente: Maduradas.com 
COMPÁRTELO Y COMENTA


No hay comentarios:

Publicar un comentario