q Venezolanos enchufados esconden dólares hasta en el tanque de la poceta | Donlengua

Venezolanos enchufados esconden dólares hasta en el tanque de la poceta

El dólar está sumando billetes constantemente en Venezuela, asolada por la inflación, donde un solo dólar compra alrededor de 60 mil bolívares en el mercado negro. Eso está creando desafíos para las empresas locales, porque los bancos tienen prohibido ofrecer cuentas en moneda extranjera.

Para su custodia, una vendedora de seguros en San Cristóbal esconde montones de dólares de sus clientes en el interior de un tanque de inodoro en el baño de su oficina. Un contratista general, incapaz de enviar dinero en efectivo a sus cuentas en los Estados Unidos, llevó a su anciana madre y esposa de Caracas a Miami con nueve mil 900 dólares en efectivo cada uno, justo por debajo del límite requerido para reportar dinero a las autoridades aduaneras de los Estados Unidos.

“Este es dinero ganado por medios legales, pero en una moneda que existe completamente fuera del orden constitucional del país. Esto no es lavado de dinero “, dice Luis Godoy, ex subjefe de la policía judicial que ahora trabaja como consultor de seguridad. “Hay que preguntarse cuántas personas en este momento tienen dinero apilado dentro de sus hogares como Pablo Escobar”.

El colapso del bolívar, que arrojó el 99% de su valor frente al dólar en 2019, refleja que la economía venezolana ha sufrido 21 trimestres consecutivos de caída. La crisis se ha visto agravada por las sanciones internacionales que prohíben las exportaciones de petróleo a los EEUU y reducen el acceso al financiamiento externo. Si bien la inflación ha disminuido un poco, en gran medida a través de severas restricciones a los préstamos, sigue siendo la más alta del mundo, a una tasa anual estimada del 6,567%, según el Índice Café Con Leche de Bloomberg . Hace un año, una taza de café costaba 450 bolívares; a fines del mes pasado eran 30 mil bolívares.

Cada vez más, el bolívar se usa principalmente para pagar algunos bienes subsidiados, como boletos de metro y gasolina, que cuestan menos de un centavo por tanque en el antiguo “petro Estado”. El dólar se ha deslizado para casi todo lo demás. Los estilistas y limpiadores de ventanas cotizan sus precios en dólares. Los puestos de jugos y perritos calientes en Caracas están adornados con letreros que anuncian que aceptan pagos en dólares o a través de Zelle , el sistema de pago entre pares de EEUU.

José Gómez dirige una tienda de la esquina en un barrio de clase trabajadora de Caracas que está lleno de dulces y licores brasileños. Alrededor del 70% de sus ventas son en dólares; una botella de whisky Buchanan cuesta 30 dólares. “No sabemos por cuánto tiempo las autoridades fiscales nos ignorarán”, dice.

Juan Carlos, quien solicitó que se ocultara su apellido por razones de seguridad, es dueño de una tienda en Chacao que vende lujos importados como Nutella y harina sin gluten. Tiene alrededor de tres mil dólares en su registro en un día determinado. Paga a los proveedores en dólares y lleva sus ganancias a casa al final del día. “Hemos vuelto a la década de 1920, para guardar dinero en efectivo debajo de nuestros colchones”, dice.

Los bancos en Venezuela no pueden ofrecer cuentas corrientes o de ahorro en dólares. Varios bancos permiten a los clientes guardar sus billetes verdes en cajas de seguridad, y algunos cobran una elevada tarifa del 2% por los retiros. El regulador bancario de Venezuela, Sudeban, declinó hacer comentarios.

El ascenso del dólar ha avivado los temores sobre otra ola de crímenes violentos como la que comenzó a fines de la década de 1990, cuando bandidos armados en motocicletas se aprovecharon de los conductores que esperaban en las luces rojas. El número de los llamados secuestros exprés — secuestros de un día por rescate – también se disparó.

En diciembre, Andrés Gutiérrez fue robado a punta de pistola fuera de su casa en Macaracuay cuando regresaba de una fiesta. “Tomó mi teléfono y me estaba apuntando con su arma mientras yacía en la acera. Me dijo que cerrara los ojos si no quería morir”, dice Gutiérrez. Más tarde logró hacer un trato, ofreciendo a los ladrones 100 dólares para recuperar su teléfono. “Si no hubiera tenido dólares, nunca me lo hubieran devuelto”, dice Gutiérrez. “No creo que hubieran aceptado una transferencia en bolívares”.

Si bien las cifras de delitos no están disponibles, se cree que los robos y los secuestros disminuyeron en los últimos años a medida que el bolívar perdió valor, las municiones aumentaron de precio, mientras ricos y pobres abandonaron Venezuela en un éxodo de cinco millones de personas. Con más dólares en circulación, una vez más hay algo valioso para robar. “En cualquier momento, veremos estallar el crimen, porque enfrentamos un gran problema sobre cómo mover efectivo. Es un caos”, dice Jorge Barrios, propietario de Gallery Security, con sede en Caracas. “Las tiendas y los hogares se están convirtiendo en depósitos en efectivo”.

Mientras Nicolás Maduro criticó la idea de cambiar oficialmente los bolívares por el dólar estadounidense el año pasado, equiparándolo con una rendición de soberanía. Más tarde, agradeció a Dios por los billetes verdes en una entrevista en noviembre, acreditando su mayor uso con una recuperación económica y el resurgimiento de la producción .

Si el régimen siguiera los pasos de países como El Salvador y Ecuador que han adoptado formalmente al dólar como moneda, los venezolanos entregarían su bolívar, que sería destruido, intercambiándolos por dólares de las reservas restantes en un tipo de cambio determinado Eso contribuiría en gran medida a terminar con la hiperinflación y restaurar los incentivos para ahorrar e invertir.

Por ahora, sin embargo, el dólar permanece en una peligrosa zona gris: anunciada por Maduro, pero mayormente fuera del estado de derecho. “El gobierno ha hecho la vista gorda a esto”, dice Gómez, el dueño de la tienda. “Ahora estamos viviendo con cuerdas alrededor del cuello, como fugitivos”.

Venezolanos enchufados esconden dólares hasta en el tanque de la poceta


Fuente: Bloomberg
COMPÁRTELO Y COMENTA


No hay comentarios:

Publicar un comentario